> La publicidad de Coca-Cola en España
El éxito de Coca-Cola no es fruto de la casualidad ni de la suerte. Coca-Cola ha sido capaz de establecer con los consumidores un vínculo que muy pocas marcas han sido capaces de crear. Esa capacidad para conectar con los consumidores de distintas culturas y épocas, no sólo diciéndoles cosas sino escuchándoles y dialogando con ellos, es uno de los secretos de que sea la bebida preferida por miles de personas en España y en el mundo entero.
Tras la creación hace 50 años de los primeros embotelladores españoles de Coca-Cola, en 1953 se lanza la primera campaña de publicidad en España con el eslógan "Coca-Cola, deliciosa y refrescante".

Al final de la década se suceden en sólo dos años "Coca-Cola, la pausa que refresca" (1959) y "Coca-Cola doble,… le da mucho más" (1960).
En los años siguientes por medio de la televisión, aún en blanco y negro, artistas como Carmen Sevilla o Marisol lograron hacer que Coca-Cola fuera haciéndose cada vez más conocida, en spots que mostraban las situaciones -con amigos, con la familia- en las que se bebía el producto.

Eslóganes como"Coca-Cola refresca más" (1961) y, sobre todo, "Todo va mejor con Coca-Cola" (1963), se hicieron realmente populares.
El mayor éxito publicitario de Coca-Cola se consiguió en 1970 con un spot en el que un grupo de jóvenes de todo el mundo, en una época llena de tensiones y conflictos, se reunía en una colina italiana para cantar una canción que hablaba de paz: "It´s the real thing", que se tradujo en España como "La chispa de la vida".
Durante los años 70, cuando la sociedad española estaba inmersa en enormes cambios, Coca-Cola lanzó dos campañas "Coca-Cola da más chispa a la vida" (1976) y "Una Coca-Cola y una sonrisa" (1979), que reflejaban la relación directa de la bebida con los momentos alegres.
En España el fútbol se vive con pasión. Coca-Cola quiso estar presente y adaptó su comunicación para un evento de ese relieve con "Coca-Cola, la sonrisa del Mundial".
En 1982 se lanzó "Coca-Cola es así", que duró seis años, y convirtió a Coca-Cola en algo más que un refresco: era entretenimiento, diversión. La presencia del producto hacía que los momentos fueran más especiales y divertidos, enseñando a grupos de personas en situaciones bastantes inusuales. Durante este tiempo Coca-Cola sacó a la luz innovadoras fórmulas publicitarias que impusieron modas como los "pequeños trozos de vida", secuencias sencillas con final feliz y con gente normal como protagonista.
"Sensación de Vivir", lanzada en 1988, seguía la misma línea, pero comenzó a marcar el final de este periodo de fórmulas seguras. Surgió la necesidad de renovarse antes de agotarlas y romper de nuevo los moldes comunicativos.
En 1992 Coca-Cola lanzó una campaña, "Un año de sensación", con motivo de los acontecimiento extraordinarios que se celebraron en España: los Juegos Olímpicos de Barcelona y la Exposición Universal de Sevilla.
El eslógan "Siempre" salió en 1992 y se mantuvo durante siete años, suponiendo durante este periodo una apuesta valiente que ha dado lugar a modelos y caminos de comunicación completamente nuevos en las técnicas, códigos y formas.

En 1993 aparecieron por primera vez los osos polares. Fueron seis anuncios que tuvieron tanto éxito que se convirtieron en un símbolo mundial de diversión y sensación refrescante siempre asociado a Coca-Cola.
En el año 2000 se abre una nueva etapa con un nuevo concepto: "Aquí y Ahora", que recoge todas las emociones, sentimientos, sensaciones que nos produce beber una Coca-Cola. Es una invitación a disfrutar de cada momento, donde y cuando se presente, con una Coca-Cola en la mano.
 > Navidad , Coca-Cola y Santa Claus 
Los orígenes de Papá Noel se desconocen. Algunos historiadores creen que la leyenda comenzó en el Siglo IV cuando Nicolás, el primer Obispo de Myra en Asia Menor (la actual Turquía), comenzó a hacerse conocido por su bondad con los niños y por ayudar a los necesitados.

La leyenda de Papá Noel cambia de país en país. Se lo llama de decenas de formas diferentes en todo el mundo, se lo celebra de maneras distintas y en días disímiles. Se lo conoce como Sanct Herr, Pere Noel, Kris Kringle, Father Christmas, Santa Claus y varios otros nombres más. Trae sus regalos en cualquier momento entre el 6 de diciembre, la fecha del cumpleaños de San Nicolás, y el 6 de enero, el día de Reyes. A lo largo de los años también la cara de Papá Noel adquiere diferentes formas, desde un gnomo hasta un duende.

El Papá Noel de Coca-Cola® es un clásico de la Navidad. La imagen del hombre bonachón creada especialmente para nuestra Compañía en la década del treinta sigue protagonizando las campañas publicitarias de Coca-Cola en nuestros días. Esta interpretación de Papá Noel se transformó en la imagen universalmente aceptada del habitante más famoso del Polo Norte.

Haddon Sundblom (1899-1976) -un renombrado ilustrador dedicado a a crear imágenes para empresas- fue el que en 1931 acertó con la visión de Papá Noel que The Coca-Cola Company estaba buscando para sus publicidades. Aún cuando varios artistas intentaron representar al que se convertiría en el mítico personaje, fue Haddon Sundblom quien creó a un sonriente Papá Noel que finalmente terminó grabado en el alma de todos los norteamericanos.

Sundblom creó un símbolo perdurable, que Coca-Cola® comparte con el mundo anualmente en sus envases de Navidad y en una exhibición itinerante de más de 40 pinturas originales de Papá Noel que el artista realizó para Coca-Cola. La figura que inventó y que mejoró con los años representa a un hombre feliz con mejillas sonrosadas, una barba blanca y un traje rojo con un gran cinturón negro.

Sundblom encontró en un amigo suyo llamado Lou Prentice, su primer modelo para representar a Papá Noel, que tenía todas las características y representaba el espíritu del mítico personaje. Su cara era perfecta para el papel: bondadosa, con aspecto de abuelo y con arrugas que acentuaban su felicidad cada vez que sonreía. Con el fallecimiento de Lou, Sundblom comenzó a buscar un modelo que lo reemplazara, hasta que un amigo le sugirió que se mirara en el espejo. Lo hizo y desde entonces él mismo se convirtió en Papá Noel.

A través de las publicidades de Coca-Cola la gente comenzó a conocer la verdadera personalidad de Papá Noel. Siempre travieso, ataca la heladera, come galletitas y, por supuesto, le gusta disfrutar de una fría botella de Coca-Cola, para refrescarse luego de una larga noche de arduo trabajo. En 1964 Sundblom pintó el último retrato.

 

El Coca-Cola Collectors Club Spain NO está patrocinado por la compañía Coca-Cola, ni relacionado con ninguna de sus empresas filiales o embotelladoras. Todas las fotografías, ilustraciones o cualquier simbolo o imagen de esta web son propiedad y forman parte de las colecciones privadas de nuestros socios. Coca-Cola, Coke, su nombre logotipos, la curva de contorno y la botella característica son marcas registradas por The Coca-Cola Company y su utilización en estas páginas no implica uso comercial por nuestra parte.

© Copyright CCC SPAIN - Designed by Xavicoke© 2001-2007